La duro de un confinamiento sin conexión

jueves, 30 de abril de 2020
INES - Ines lleva con varias caídas de internet y telefonía desde antes del estado de alarma

 Mientras que para muchos el quedarse en casa ha sido más fácil gracias al teletrabajo, la teleformación, las clases on line, las descargas de libros, la posibilidad de hacer video llamadas por wass app, zoom o ver películas a través de Netflix, estas opciones a veces desaparecen cuando el lugar donde  se reside es el medio rural, incluyendo algo tan básico como poder llamar por teléfono, tanto fijo como móvil, como les lleva pasando durante esta cuarentena a los vecinos de Ines.

 Según explica una de las vecinas, Ellen de Vries, la cobertura nunca ha sido muy buena y la conexión a internet es, en general regular, “en realidad pasa cada cierto tiempo, que se va y tarda en volver”, explica esta vecina que para poder realizar cualquier llamada debe salir fuera de casa y caminar algunos metros, algo que tampoco es aconsejable en este estado de alarma.

 Los hechos comenzaron ya en la primera semana de confinamiento, coincidiendo con una serie de tormentas en la zona, lo que llevaron a las operadoras y a los propios vecinos a suponer que tenía que ver con la situación climatológica adversa, pero su sorpresa fue que tras finalizar la tormenta, los problemas continuaron. Entonces se pusieron en contacto con los expertos que les indicaron que se estaban haciendo pruebas del 5G. “Al principio les creía”, explica Vries con respecto a la respuesta que les daba la alcaldesa pedánea de la localidad ante esta situación, pero durante el confinamiento dichas pruebas de tecnología no se están realizando. Pasados tres días el tema se solucionó, pero a los pocos días volvieron a quedarse sin internet y sin teléfono, en definitiva que como mucho durante una semana quizás tienen conexión dos o tres días.

 “Es verdad que siempre va flojo y a lo mejor ahora que todo el mundo está con internet aún va más lento”, argumenta la vecina de Ines que reconoce que “es muy pesado y una complicación simplemente por vivir donde vivimos”. Añade que ni Estado ni Comunidad Autónoma han realizado instalaciones adecuadas en el mundo rural, y como no están conectados “no podemos teletrabajar, ni siquiera poder estar en contacto con la familia”, explica esta vecina de esta pedanía de San Esteban de Gormaz, quien reconoce que cuando la situación es normal acude a la biblioteca de la villa ribereña, algo que ahora, por el estado de alarma, tampoco es poible.

 En la localidad residen unos diez vecinos que están sufriendo la misma situación, uno de ellos que vive solo y que ahora ni siquiera tiene teléfono y la situación no es exclusiva de Ines, sino que ocurre en otros pueblos de la provincia, especialmente en las zonas rurales.

  

  

 

Informa Ana Hernando
Portal creado por JuaNPa, con la colaboración especial de Ana Hernando y de los habitantes del municipio de San Esteban de Gormaz
© 1997-2020 - sanesteban.com - 23 años acercando San Esteban de Gormaz al mundo.