Ribera afirma que las tormentas de granizo afectaron a 2.230 hectáreas

jueves, 01 de julio de 2021
ECONOMíA - La zona de calidad está en estado de cuajado de racimos y los expertos aluden a un riesgo alto de enfermedades

Los daños sufridos por las tormentas de granizo de final de primavera en los viñedos de Ribera del Duero afectaron a un total de 2.230 hectáreas. Así se desvela en el informe sobre el estado de las plantas realizado por los técnicos del Consejo Regulador que inciden en que una vez conocida la afección «se debe analizar la capacidad de recuperación de los viñedos», ya que confían que «parte de estas tendrán una recuperación, que en mayor o menor medida y hasta el momento de la vendimia, hará que vean reducidos los daños iniciales de las tormentas, siempre y cuando las condiciones meteorológicas sean las habituales». En cualquier caso, los expertos asumen que «existen viñedos donde los daños fueron tan importantes que se perdió la posibilidad de salvar la cosecha» y los viticultores tendrán que centrarse en «recuperar madera de poda» para la próxima campaña.

En lo que se refiere a la situación general, el viñedo ribereño, en su mayoría, está en periodo de cuajado de racimos, aunque en algunas parcelas concretas presenta una evolución más retrasada que lo sitúa todavía en floración. En cualquier caso, la evolución de esta campaña trae un retraso de dos días respecto a la tabla media registrada en los últimos años en la Denominación de Origen. «El momento del cuajado se ha producido y se sigue produciendo en la actualidad en algunos viñedos, junto con la sucesión de diferentes periodos de precipitaciones y vientos, en general suaves, pero en algunos casos se han producido en forma de tormenta, por este motivo, se deberá observar la influencia en el propio cuajado durante los próximos días y semanas», recomiendan los expertos.

 Tormentas
En el informe se determina que, desde el 30 de mayo y durante buena parte del mes de junio, se sucedieron diferentes episodios tormentosos en la zona de calidad, dejando a su paso precipitaciones de diversa intensidad, en algunos casos se han producido tormentas de granizo, «normalmente de manera muy localizada y generalmente acompañadas de abundante agua y de corta duración». Sin embargo, el estudio pone el punto de mira en las tormenta cabe del domingo 30 mayo y la del 11 de junio, aunque en menor medida. En la primer de ellas se determina que a última hora de la tarde se produjeron diferentes episodios tormentosos que variaron entre los 6 y los 45 l/m2, registrados San Esteban de Gormaz y en Pesquera de Duero respectivamente.

El estudio de la afección del viñedo se divide en dos frentes de tormenta diferente. Uno que afectó a la zona oeste de la Ribera del Duero, especialmente a la provincia de Valladolid y con algunos daños muy localizados en Burgos. De esta manera, los técnicos constatan daños muy elevados en Padilla de Duero, Piñel de Abajo y Piñel de Arriba y la zona oeste de Pesquera de Duero. Elevados en Quintanilla de Arriba y mínimos y recuperables en Peñafiel. E n la provincia de Burgos, se sufrieron destrozos muy elevados en Villovela de Esgueva, mientras que en Olmedillo de Roa fueron mínimos y recuperables en la mayoría de los casos. Sumando un global de 1050 hectáreas.

El segundo frente, que afectó a 1.180 hectáreas, se situó en el Centro Sur de la DO en las provincias de Burgos, Soria y Segovia. Con daños importantes en Moradillo de Roa, Fuentelcésped, Fuentenebro, Milagros, Aldehorno, Santa Cruz de la Salceda, Guma, La Vid, Zuzones, Peñaranda de Duero, Bocigas de Perales, Villálvaro, Alcubilla de Avellaneda, Alcoba de la Torre y Castillejo de Robledo.

Enfermedades
Desde el Consejo Regulador de Ribera, los técnicos también alertan sobre el riesgo de enfermedades para la planta. En esta línea, el estudio constata que «se comienza a ver los primeros síntomas de Oidio». De momento, de manera «muy escasa», pero recalcan que «es necesario vigilar muy de cerca para lograr combatir de forma eficaz». Asimismo, a pie de campo se ha constatado un «riesgo alto» de infección por mildiu debido a las condiciones meteorológicas propicias para esta enfermedad. Por ello, se recomienda a los viticultores que estén alerta ante la posible aparición de 'manchas de aceite'.

Por otra parte, los expertos encuentran menor incidencia que otras campañas en el ataque de la polilla del racimo. Asimismo, se pide seguimiento cuidadoso para la acariosis en los viñedos que «por causas de los diferentes accidentes meteorológicos acaecidos durante la presente campaña están teniendo un desarrollo desigual de la vegetación».

Informa Ana Hernando
Portal creado por JuaNPa, con la colaboración especial de Ana Hernando y de los habitantes del municipio de San Esteban de Gormaz
© 1997-2021 - sanesteban.com - 24 años acercando San Esteban de Gormaz al mundo.