Francisco del Castillo Yunquera ?las horas no cuentan"

viernes, 08 de mayo de 2020
SOCIEDAD - Francisco del Castillo Yunquera ?las horas no cuentan, cuenta la satisfacción de ayudar?. El presidente de la asamblea de Cruz Roja en San Esteban de Gormaz destaca que están para llegar a todos los que lo necesiten

 Siempre están ahí, haciendo una labor callada pero vital, discreta, sin querer focos, a pesar de vestir uniforme llamativo, con una gran cruz pegada a su espalda que marca la dedicación de un servicio de voluntarios que en San Esteban de Gormaz preside, hace cinco años, Francisco del Castillo Yunquera.

 A sus 47 años, casado y con dos hijos, a Francisco no le gusta el protagonismo, ni las fotos, él es más de acción, de hacer cosas, “las fotos y las medallas son para criar polvo”, asegura mientras trabaja en ordenar, clasificar y colocar las cinco toneladas de comida que ha donado el supermercado Eroski de la localidad, para ayudar a los más necesitados.

 De Castillo está al frente de un equipo de 172 voluntarios, aunque en este trabajo de reparto de comida y ayuda a los más necesitados cuentan con 12 personas que no dudan en poner su tiempo libre para ayudar a otros. Son siempre muchas horas, que roban a familia y amigos, por cuidar de los demás, pero cuando ocurre una situación tan extrema como el coronavirus, son muchas más, pero trabajan sin perder ni un minuto una sonrisa que se vislumbra a través de la mascarilla que cubre su rostro. “Horas son muchas, pero lo haces contento”, asegura, poniendo como ejemplo “la ilusión y alegría que le hace a la gente”, cuando los miembros de la Cruz Roja llegan a sus hogares, porque saben que son manos dispuestas a ofrecer ayuda, sin pedir nada a cambio, por eso para él, “las horas no cuentan, cuenta la satisfacción de poder ayudar a la gente” y los vecinos se lo demuestran a diario. Porque Francisco también es uno de los conductores de vehículos que realizan cada día, a las ocho de la tarde, por las calles de San Esteban de Gormaz, un recorrido para saludar a sus vecinos, para llevarles un poco de alegría e ilusión a través de sus sirenas, recompensadas con aplausos.

 Tanto él como los voluntarios que trabajan en este programa de ayuda y reparto de alimentos también se han visto perjudicados por esta crisis, no tanto la sanitaria como la económica y, afectados algunos de ellos por ERTES, ni siquiera hacen referencia a ellos a no ser que se les pregunte, porque tienen clara una prioridad: ellos no son los protagonistas, son un eslabón en una cadena de solidaridad que trabaja por hacer un mundo mejor, el mundo de los que les rodean, de sus vecinos del pueblo, del municipio y de la comarca. Porque sus problemas quedan escondidos bajo guantes y máscaras, para centrarse en ayudar a todos, en llegar a todos, su verdadera preocupación.

 Por eso, ante esta llegada de alimentos gracias a la solidaridad de la empresa sanestebeña y de los clientes que siguen contribuyendo a aumentar esa cantidad, su gran preocupación es “lo que hace falta es que llegue a la gente que lo necesita” y para eso trabajan en coordinación con el CEAS Ribera del Duero de Diputación Provincial de Soria, que conoce la situación de las familias necesitadas en la zona y también recibiendo llamadas a través del teléfono de Cruz Roja tanto en Soria como en San Esteban de Gormaz, para ayudar a todos.

 Saben que esta situación es nueva, que quizás algunos de los problemas, como los económicos, paro o falta de alimentos, llegue más adelante a personas que hasta hace unas semanas tenían trabajos estables, pero que ahora pueden estar afectados por paro o ERTES y no están teniendo ingresos. “A veces la gente por vergüenza no pide”, lamenta “y a esa gente es a la que queremos llegar”, reconoce Franciso asegurando que ahora “hay mucha gente en ERTE y cualquier lo puede necesitar”. Por eso abre sus manos y las puertas de Cruz Roja, que siempre están abiertas, para volcarse con sus vecinos. Sabe que algunos igual solo necesitan ayuda un mes o dos, hasta que los ingresos vuelvan, otros quizás necesiten más tiempo y más ayuda, pero para esta ONG lo importante es cubrir esas necesidades, todas ellas.

 Aunque ahora el tema del reparto de alimentos es el que ha cobrado protagonismo y frente a él están esa docena de voluntarios, quiere agradecer a todos su dedicación, “ha llamado más gente que no están en este programa para decir que están ahí, para ayudar cuando haga falta”. Como ejemplo, cuando el Sacyl se llevó la ambulancia del centro de salud sanestebeño, fueron muchos los antiguos conductores de la ambulancia de Cruz Roja que llamaron para ofrecer su tiempo y su carnet, para decir “que están ahí”.

 Su trabajo es llegar a toda la comarca, amplia de San Esteban de Gormaz y que no falten alimentos para cubrir las primeras necesidades, también para entretener a la gente y para ayudar a otras localidades, como es el caso de El Burgo de Osma, a cuya asamblea comarcal dejaron uno de los vehículos para poder llegar a todos los núcleos.

 “Voluntarios hay mucha gente de otros programas que se colocan cuando necesitamos”, explica orgulloso de un equipo que tiene en su mente el bienestar de los demás. Entre ellos también están los miembros del programa Enrédate, que atiende a los más mayores durante todo el año y que siguen haciéndolo ahora aunque sea en la distancia, llamándoles para asegurarse de que están bien y tienen aquello que necesitan, “desde el primer día”, aunque ahora como explica otra de las miembros de Cruz Roja, “es más complicado llevar a cabo ese trabajo”. Y es que antes las visitan era un motivo de alegría y ahora “la gente mayor acusa más esa soledad” y además ya no cuentan con talleres de memoria o manualidades que les permitían reunirse con todos ellos y ahora han quedado anulados “y se les hace más largo el día”, lamentan.

 Si algo destacan desde Cruz Roja es “que la gente demuestra su solidaridad”, una demostración es la actual recogida de alimentos que llevan con Eroski, pero también recuerdan cuando el terremoto de Lorca, que consiguieron recaudar y llenar un camión con 4.000 kilos de alimentos y enviarlos a la localidad murciana.

 Así, aseguran, también es más fácil trabajar, mientras ellos siguen “luchando por ellos”, sin querer protagonismo, solo buscando que los resultados sean la satisfacción y la calidad de vida de sus vecinos.

  

  

 

Informa Ana Hernando
Portal creado por JuaNPa, con la colaboración especial de Ana Hernando y de los habitantes del municipio de San Esteban de Gormaz
© 1997-2020 - sanesteban.com - 23 años acercando San Esteban de Gormaz al mundo.