Arranca una vendimia «excelente» pero empañada por la pandemia

jueves, 01 de octubre de 2020
COMARCA - Según un artículo de Irene Llorente para Heraldo-Diario de Soria, los viticultores calculan un 15% más de producción que la temporada pasada

Continúa Llorente explicando que la Ribera del Duero soriana está ya preparada para iniciar la vendimia esta misma semana. Los viticultores arrancan con las faenas con la previsión de una cosecha al menos un 15% superior que la del año pasado. Muchas bodegas empiezan hoy mismo con la recogida y se extenderán durante quince ó veinte días, dependiendo de la bodega y las hectáreas con las que
trabaje. Un año marcado por el coronavirus, puesto que deben adaptar los trabajos de las cuadrillas a las medidas de seguridad para evitar los contagios. Lo peor, las escasas perspectivas de las ventas de sus vinos con el hundimiento del sector de la hostelería y la restauración, su principal canal de destino.

Sí que le ‘tocó’ un poco el pedrisco, primero en mayo y luego a finales de junio y julio pero ha sido «algo
mínimo» en comparación con la temporada anterior, cuando se registraron unos daños del 67% en unas 300 hectáreas. El descenso de las temperaturas de los últimos días ha frenado ligeramente la maduración
de la uva pero aún así la producción va «en tiempo y forma ». Ahora miran al cielo para que no llueva y puedan entrar en las fincas, pero también para que no hiele por las noches, para que la uva pueda culminar su proceso.

Viñedos y Bodegas Gormaz, en San Esteban, una de las más madrugadoras dio comienzo el pasado 27 de septiembre con los trabajos para su 12 Linajes grano a grano. Cuenta actualmente con 232 hectáreas de viñedo repartidas en más de 1.000 pequeñas fincas agrupadas en unos 70 parajes. Para asegurar una buena temporada es imprescindible «que no haya lluvias en exceso y que se mantenga la diferencia de temperatura entre el día y la noche de esos 15 grados habituales que suele haber», explican desde la empresa. Constatan que las últimas precipitaciones «favorecen las uvas tintas porque es una manera de
alargar la vida de la hoja, y así mantener y asegurar la buena maduración de la uva, que hasta ahora viene muy sana y con mucha calidad».

odegas Gormaz realiza la vendimia con personal interno y externo. Reconocen que debido a la pandemia el reclutamiento de trabajadores está más complicado que otros años, pero asegura todas las medidas marcadas por los organismos oficiales para realizar los controles adecuados y poder desarrollar la vendimia con toda tranquilidad. La bodega gestiona el viñedo con acuerdos a largo plazo con viticultores de la zona, lo que permite intervenir en los procesos de maduración y selección de la uva,
garantizando la máxima calidad todos los años. Fundada en 1972, Viñedos y Bodegas Gormaz es una
de las veteranas de la Ribera del Duero. De hecho, formó parte del grupo fundador de las 12 bodegas
de la Denominación de Origen. Basa la calidad de sus vinos en el terruño y en el respeto en sus elaboraciones. Se trata de una de las superficies más longevas del país, dado que el 70% del viñedo supera los 80 años. Este año ha adquirido otras ocho hectáreas dentro del proyecto de recuperación y adquisición de viñedo viejo. 

Porque desde hace más de cinco años la estrategia de Viñedos y Bodegas Gormaz pasa por darle la vuelta a todo el concepto y trayectoria de la bodega. La historia de la bodega ha atravesado varias etapas, pero la más importante y definitiva fue el cambio de la V. Se pasó de vender volumen a vender valor, lo que supuso modificar todo el concepto y realizar grandes inversiones en las instalaciones y en la
forma de entender y elaborar los vinos. Para ello, su enóloga, María José García, cuenta con apoyos  fundamentales para desarrollar el nuevo proyecto. El primero, el de la propiedad, e invierte cada año en personas, instalaciones y sobre todo en mantener un proyecto vivo. Fernando Ligero, ingeniero agrónomo y persona de campo se incorporó a la bodega con el objetivo de estudiar cada uno de las zonas y viñedos de la bodega, así como en el análisis y compra de viñedo viejo para la selección de vinos de la bodega soriana. Él es el encargado de diseñar y escribir el cuaderno de bitácora de los que serán los futuros vinos de 12 Linajes. Día a día visita cada una de las zonas que rodean a la bodega para ver el comportamiento de la uva tempranillo para obtener los mejores resultados.

Dominio de Atauta también lo tiene todo previsto para empezar entre hoy o mañana. Su enólogo, Jaime
Suárez, explica que las últimas precipitaciones han obligado a retrasar el inicio de la campaña, que venía adelantada por el exceso de calor durante los meses de verano, de modo que se ha quedado en sus
fechas habituales. «Ahora hace falta que la tierra absorba el agua para poder entrar en las fincas y una
vez empecemos ya dependemos totalmente del tiempo, de que no llueva y de que no bajen demasiado
las temperaturas mínimas», indica este enólogo que vaticina una añada de una calidad «excelente». Esta bodega gestiona 45 hectáreas de viñedo del valle de Atauta, la mitad propio y la otra mitad de viticultores asesorados por la bodega con los que se ha comprometido a adquirirles toda la uva. Por su
parte, Atalayas de Golbán elabora sus vinos la mitad de producción del valle de Atauta y el resto, de la
comarca de San Esteban y otras localidades de la Ribera del Duero, pero este año se limitará sobre todo
a la uva de Atauta. «Vamos a llenar la bodega de Dominio porque tenemos un compromiso máximo
con los viticultores de nuestra zona de comprarles todo el género e incluso manteniendo el precio del
año pasado, como si fuera un año normal. Porque nuestro compromiso con las viñas viejas está por encima de la pandemia», añade Suárez. Así, esperan recoger unos 180.000 kilos de uva del valle; de
ellos unos 150.000 irán para Dominio, y el resto, para Atalayas de Golbán. Reconoce que les está  costando «mucho más que otros años» encontrar a gente para trabajar, tanto en campo como en bodega. 

«Para los viñedos necesitamos dos cuadrillas de unas ocho o nueve personas para que estén diferenciadas por zonas y no se mezclen. Una será nuestra propia cuadrilla y contaremos con otra externa». Y para las instalaciones han contratado a otras diez personas. De momento quiere centrarse en 
la elaboración de sus vinos; no en las ventas, dada la pésima situación del canal de la hostelería y la
restauración debido al coronavirus. «Casi el 99% de nuestro producto va a los bares y los restaurantes, de modo que hemos sufrido un bajonazo tremendo. No obstante, reconoce que con la apertura en verano de este sector al menos se pudo recuperar algo el mercado. Lo que ya tenemos claro es que el año lo vamos a cerrar muy por debajo del pasado», vaticina.

Esta temporada la bodega Dominio de Atauta estaba inmersa en la creación de su primer blanco, de la
variedad albillo. Después de tres pruebas este año lo van a elaborar de manera profesional. La semana
pasada recogieron la uva y ahora tienen que ver si hay potencial. «Si es bueno sacaremos un vino blanco
al mercado», adelanta Suárez.

Informa Ana Hernando
Portal creado por JuaNPa, con la colaboración especial de Ana Hernando y de los habitantes del municipio de San Esteban de Gormaz
© 1997-2020 - sanesteban.com - 23 años acercando San Esteban de Gormaz al mundo.